GEOLOGÍA ESTRUCTURAL: EVOLUCIÓN TECTÓNICA DE LA CUENCAS DE LOS RÍOS PASTAZA Y MORONA

UNIDAD MORFOESTRUCTURAL DE ESCALA REGIONAL EN LA CUENCA AMAZÓNICA; EL ALTO DE IQUITOS

De acuerdo a la información sísmica, el desarrollo estructural en la cuenca fue bastante uniforme desde el Triásico-Jurásico ya que la deformación que ocurrió a las rocas pre- cretácicas no es transmitida a las secuencias suprayacentes particularmente al Cretácico y Terciario. La deformación compresional ocurrida en el Cretácico Superior y Terciario que  originó  el  levantamiento  de  los  Andes,  dio  lugar  a  esfuerzos  horizontales  que afectaron a los antiguos bloques fallados del pre-cretácico, motivando movimientos verticales en la porción oriental de la cuenca y una subsidencia inmediatamente al este de la Faja Subandina.

En líneas generales, la evolución tectónica de la cuenca de los ríos Pastaza y Morona, ha influenciado  ligeramente  en las secuencias  sedimentarias  aflorantes,  en función a las pocas o casi nula presencia de fallas importantes, plegamientos u otra forma de manifestaciones de eventos geológicos cartografiables que indiquen la presencia directa o  indirecta  de  la  tectónica   global  mediante  el  choque  de  placas  tectónicas,   la Sudamericana y Nazca, dando como resultado toda la arquitectura de la Cordillera de los Andes. La Faja Subandina (Cordillera del Campanquiz), que por su cercanía posee cierta influencia sobre el sector.

Los  mapas  de  contornos  estructurales  de  los  diferentes  horizontes  reflectores  del Cretácico   como   del  Terciario   revelan   desde   un  punto   de  vista   general   cuatro lineamientos estructurales con diferentes estilos de deformación. Según VALDIVIA et al (1976), concluyen para el área la existencia de:

1.   Estructuras  en la región axial de la cuenca.

2.   Estructuras  ubicadas al este de la charnela.

3.   Estructuras   asociadas   con   callamiento   inverso   regional   de   alto   ángulo   de orientación NO-SE.

4.   Estructuras  asociadas  a zonas de ‘tectónica salera’.

Entre   las  principales   estructuras   geológicas   regionales   que  juegan   un  rol  muy importante en la modificación del relieve se encuentran:

A.- Alto de Iquitos

Constituye una unidad morfoestructural de escala regional en la cuenca amazónica cuya estructura positiva es el resultado de una orogénesis tectónica producida por el levantamiento del basamento cristalino generando una geometría alongada. Fue evidenciado mediante estudios sísmicos y de exploración geológica del subsuelo; su desarrollo está alineada y asociado al río Napo con una dirección andina NO-SE. La interpretación teórica de esta estructura es, que, constituye la continuación del escudo guyanés. RODDAZ et al (2005), indica que los sedimentos neógenos se acuñan sobre el Alto de Iquitos, donde estudios sedimentológicos del material aflorante del Mio- Plioceno de esta zona han corroborado que su levantamiento ha controlado la sedimentación de la cuenca del Marañón a partir del Mioceno Superior.

Esta estructura se encuentra emplazada a nivel regional con efectos indirectos sobre el área y tiene influencia directa en las principales unidades morfoestructurales como la Cordillera  Subandina  y la depresión  del Marañon  – Pastaza.  LAURENT  y PARDO (1974),   mencionan   que   esta   geoestructura   positiva   tuvo   sus   inicios   durante   el Paleozoico  (Ordovícico-Devónico),  posteriormente  su reactivación  se produce a fines del Cretáceo prosiguiendo hasta modificar las secuencias Neógenas. Esto se deduce debido, a que la sedimentación Pebas en ciertos lugares como la cuenca depresionada de Marañón-Pastaza no ha sido depositada. En conclusión, esta megaestructura contribuye a la complejidad estructural de la región, pues allí los paquetes de estratos sedimentarios se  hallan  ligeramente  plegados  y  en  ocasiones  fallados,  y  cuyo  comportamiento estructural controla la sedimentación de las formaciones Neógenas-Cuaternarias.

B.     Depresión del Pastaza

Es una depresión estructural ligada a un posible lineamiento de fallas regionales conjuntamente con la subsidencia existente en la zona; su reconocimiento se basa en el relieve  observado  constituyendo  grandes  zonas  depresionadas  donde  se  emplaza  la Llanura de inundación. Esta geoestructura se ha producido por un movimiento cortical subsidente de poca profundidad, y cuya característica se observa en los emplazamientos esporádicos de relieves como las terrazas medias expuestos en estratos horizontales y subhorizontales.  Dentro  de ella se hallan  fallas y fracturas  limitadas  por el arco  de Iquitos. Juegan un rol muy importante para el control de la sedimentación de la zona.. Esta depresión  estructural  forma parte de la gran depresión  estructural  de Ucamara, cuya extensión cubre gran parte de la zona central de la Penillanura Amazónica.

C.      Lineamientos menores

Consisten en fallas locales que son parte de una evidencia  leve de una geodinámica interna que ha afectado la zona, que se observan ligeramente en el sector Morona: Un ejemplo de ello es el reporte de una falla inversa en la Quebrada Anás, cuyo rumbo y buzamiento es E-O y Sur respectivamente. Estos lineamientos contribuyen a una leve complejidad geoestructural de este sector, pues en algunos casos llegan a desplazar ligeramente las estructuras mayores.

Datos de estructuras primarias

La direccionalidad del curso del río Morona es controlada por los corrimientos estructurales NNO-SSE que también controlan a la Cordillera Campanquiz, como se ve claramente en las imágenes satelitales. Asimismo, los ríos Chapuli, Chuinda, Huitoyacu, Manchari y Huasaga también configuran un control estructural cuyo lineamiento sigue el rumbo andino NO-SE.

En conclusión, la interpretación de imágenes de satélite ha permitido establecer, que en el sector ocurren lineamientos menores como fallamientos transversales y longitudinales que afectan a las estructuras mayores, modificando la continuidad en algunos casos las secuencias   neógenas.   Mientras   que   los   sedimentos   del   cuaternario   antiguo   son controlados en parte, por la cordillera del Campanquiz que direccionan toda la sedimentación a un rumbo NO-SE, producidos en la margen derecha del río Morona, y, en la margen izquierda es controlado probablemente por estructuras salinas.

 GEOLOGÍA HISTÓRICA

El  Perú  se  encuentra   ubicado  en  la  parte  central  y  occidental   del  Continente Sudamericano,  cuyo  paisaje  actual  es  el  resultado  de  todo  una  serie  de  eventos tectónicos  y  geomorfológicos  que  actuaron  a  través  del  tiempo  geológico  sobre  el relieve preexistente, cuya configuración actual sigue siendo afectado por los procesos geodinámicos  internos  y  externos  condicionados  por  la  convergencia  de  la  placa oceánica de Nazca y de la placa continental sudamericano y, el clima actual del medio ambiente.

QUISPESIVANA  et al. (2000), en la región Subandina y Cuenca Oriental,  las fases fini-eocénicas e intra-miocénicas parecen no afectar a la sedimentación. Después de la retirada del mar en el Oligoceno, se reinicia una sedimentación molásica que da lugar a una  gruesa   secuencia   de  clásticos   rojizos  (capas   rojas  superiores)   denominadas Formación  Chambira e Ipururo separados  por una leve discordancia  angular, evidenciando ligera deformación vinculada a la Fase Quechua. Durante el Plioceno, al tiempo que se levantaba  la Cordillera  de los Andes se acentúan  callamientos  dando lugar  a  la  profundización  de  valles,  siguiendo  un  control  estructural  delineado  por pliegues y fallas longitudinales de rumbo NO-SE (valles Santiago y Morona) y fallas transversales de rumbo NE-SO (valles tributarios), siendo estas últimas marcadas líneas de  debilidad  por  donde  estos  grandes  ríos  cortan  a  la  Cordillera  Oriental  y  a  las montañas subandinas buscando su salida hacia el Llano Amazónico, formando estrechos cauces llamados pongos.

En la Región Subandina y Llano Amazónico el vulcanismo estuvo ausente, y a medida que los Andes continuaban su levantamiento, se acumulan sedimentos gruesos de las Formaciones Nieva y Saramiriza, ubicadas en las depresiones estructurales existentes.

VALDIVIA et al. (1976), indican que en el Mioceno medio las cuencas subandinas peruanas  no  están  individualizadas  y  forma  parte  de  una  sola  cuenca  amazónica sometida a incursiones marinas (mar Pebas), que se extendían desde el norte de Bolivia hasta  Venezuela.  La  cuenca  Marañón  es  una  depresión  estructural  asimétrica  que empezó a formarse al final del cretácico, adquiriendo su configuración actual durante el terciario tardío, como consecuencia de la Orogenia Andina. La cuenca contiene una secuencia potente de sedimentos tanto de origen continental como marino cuyo espesor oscila entre 3500 a 9000 metros y en ella se encuentra sedimentos de edad Paleozoica a Cuaternaria

La interpretación sísmica indica que las secuencias sedimentarias pre-Mesozoicas, han sufrido más de un periodo de deformación,  no así las rocas Mesozoicas  y Terciarias cuya deformación es débil como se deduce por el tipo de plegamiento suave y de bajo relieve estructural.

VALDIVIA  et al.  (1976),  mencionan  desde  el punto  de vista  estructural,  la cuenca muestra diferentes estilos de deformación. Así, la zona pericratónica se caracteriza por una  tectónica  en  bloques  tipo  ‘horts’  y  ‘grabens’.  La  porción  suroriental  por  una tectónica  de  fallamiento  regional  inverso  de  alto  ángulo  con  orientación  noroeste- sureste,  en la  que  muchas  de  las fallas  comprometen  la cobertura  sedimentaria.  La porción   occidental   y  central   de  la  cuenca,   se  caracteriza   por  la  presencia   de alineamientos paleoestructurales de orientación noroeste-sureste, de bajo relieve estructural.  Por  último  se  ha  evidenciado  ‘tectonismo  salífera’  en  la parte  noroeste (bloque  1A)  y  suroeste  (bloque  12)  de  la  cuenca,  asociadas  a  estructuras  de  gran amplitud.

Estructuralmente, se ha evidenciado la afectación de la tectónica Andina en el sector Morona  en la parte  mas  septentrional  de  dicha  cuenca  (cerca  de la frontera  con el Ecuador), observándose las rocas cenozoicas en algunos puntos de muestreo plegadas teniendo en su mayoría, un buzamiento en la misma dirección andina..

A.     Geohistoria en el contexto  global y regional,

La sedimentación del substrato en el sector sobre el basamento cristalino, se inicia en el Paleozoico  inferior  con  secuencias  sedimentarias  de  origen  marino  que  se  extendió desde Argentina, Bolivia y hasta Ecuador, siguiendo el actual rumbo andino NO-SE. Esta hipótesis se evidencia por un alto estructural (alto de Iquitos) que ocurre adyacente al   sector,   donde   las   secuencias   paleozoicas   y  mesozoicas   llegaron   a   acuñarse lateralmente.

La sedimentación continúa el sector durante el periodo cretáceo cuyas secuencias son de naturaleza principalmente calcárea, controlados por movimientos oscilatorios de levantamientos y hundimientos. Durante el cretáceo medio se origina una subsidencia originando una transgresión marina. A fines del cretáceo se da inicio al levantamiento de la Cordillera de los Andes, aunque en forma imperceptible. Paralelamente se inicia una intensa etapa erosiva, dando comienzo a la sedimentación continental.

En el periodo terciario (Eoceno), los esfuerzos compresivos originan plegamientos de desarrollo regional, a su vez en la región oriental se suscita una subsidencia, la cual produce el ingreso de los mares. Mientras que a fines del Oligoceno, se produce una sedimentación de tipo continental dando inicio a la sedimentación de las capas rojas.

En  el  Mioceno,  esta  región  se  suscita  una  subsidencia  por  donde  ingresa  el  mar

generando una sedimentación típica en la laguna Pebas. Nuevamente, el levantamiento y generación de depósitos de capas rojas, depósitos pleistocénicos.

B.     Ocurrencia geohistórica en la formación del área  de estudio

La configuración estructural actual del sector, se da inicio con los eventos tectónicos producidos durante el Oligoceno donde se origina la sedimentación clástica continental con facies fluviales de gran dinámica vinculadas a procesos erosivos desarrollándose la Formación Chiriaco. Posteriormente, se manifiesta en el transcurso del Mioceno, actividades tectónicas denominadas Fase Intrapliocénica o Fase Quichuana que levantan las rocas meso-cenozoicas orientales, que en estrecha relación con la sedimentación en la cuenca Oriental produce una fuerte y acelerada disección, originando que los ríos cordilleranos definan sus cursos. Por otro lado en los territorios bajos orientales (llano amazónico) se producía un extenso aluvionamiento e incursiones marinas esporádicas, que da inicio a una sedimentación de ambientes lacustrino y marinas someras, que caracterizan a la Formación Pebas, cuya influencia es muy reducida a tal punto que no se sabe con exactitud  su límite occidental  donde justamente  se encuentra  el área de estudio.

La acumulación de sedimentos continentales continúa, a gran escala durante el Plioceno hasta el Pleistoceno Inferior dando como resultado a la Formación Nauta y Saramiriza. Estas se caracterizan por presentar secuencias de arenas gris oscuro, areniscas limosas gris verde parduzco, conglomerados monomícticos blanquecino y limoarcillitas gris parduzco a gris verduzco, originadas por la intensa actividad erosiva de las secuencias Mesozoicas, Miocénicas, Pliocénicas y Pleistocénicas, transportadas por los sistemas fluviales que se formaron con el continuo levantamiento de la Cordillera de los Andes. Posteriormente  durante el Pleistoceno inferior, se manifiesta  una acumulación  a gran escala de sedimentos volcanoclásticos  retransportados  principalmente  por la dinámica del río Pastaza, el cual deposito en forma dispersa en toda la cuenca debido a su carácter migratorio,  generando  la  Formación  Pastaza.  La  sedimentación  fluvioaluvial  y  de canales   se  manifiestan   por  una  dinámica   fluvial   bastante   intensa   y  disturbada, originando secuencias arenosas y limosas, cuyos depósitos subrecientes se formaron a partir del Pleistoceno terminal. Finalmente la configuración actual concluye en el Cuaternario holocénico, donde la gradual elevación de la temperatura atmosférica, los procesos  de  erosión  fluvial  y  disección  del  relieve  que  disminuyen  por  la  mayor cobertura boscosa del terreno, dan inicio a la configuración de la Selva Amazónica. En tanto que los ríos aumentan su caudal generándose un incremento de los socavamientos y erosión lateral, que se manifiestan en un ensanchamiento de sus cauces.

El sector Morona se encuentra en la parte más occidental de la cuenca Marañón por lo que se infiere que debajo de este sector se encuentra su mayor depresión bordeando la faja subandina (Cordillera Campanquiz)  en relación a los otros sectores de la cuenca

baja y alta del río Pastaza, siendo éste último la parte más oriental dentro del área de estudio siendo a su vez, el acortamiento de las secuencias paleozoicas, mesozoicas y cenozoicas.  La  cuenca  baja  del  río Pastaza,  por ser la parte  intermedia  del área  de estudio  es  considerado  la  zona  más  depresiva  superficialmente  debiendo  tener  un control estructural generado por la última tectónica andina.

El  control  y  la  evolución  geológica  a  través  del  tiempo  geológico  de  los  sectores definidos en las cuencas del Pastaza y Morona, encierran una cierta complejidad por la influencia de dos grandes unidades geomorfoestructurales, las cuales son: la Faja Subandina y el Llano Amazónico; así, mientras el territorio cordillerano era afectado por  la  tectónica  andina,  con  sus  etapas  de  plegamiento  y  levantamiento,  el  llano amazónico sufría etapas de hundimiento y basculamiento por sobrecarga de sedimentos acumulados provenientes del occidente; por otro lado el Escudo Guyano-Brasileño era denudado y estaba sujeto a movimientos diferenciales (principalmente  hundimientos). En  la  actualidad  estas  acciones  continúan  en  el  mismo  sentido  pero  con  menor intensidad.

–        El Abanico  del  Pastaza  en  su  mayor  parte  esta  constituida  por  sedimentos  de naturaleza volcanosedimentario proveniente de la Cordillera de los Andes ecuatorianos los cuales fueron formados por una depositación fluvial como consecuencia del carácter migratorio del río Pastaza. Esta se desarrolló en forma progresiva de Este a Oeste desde el Pleistoceno terminal continuando hasta la actualidad y, controlado estructuralmente por la tectónica local.

–        La tectónica esta influenciada por la cercanía de los andes ecuatorianos y por la cadena  Subandina,  especialmente  en  la  parte  más  septentrional  de  la  cuenca Morona,   donde  ha  tenido  regular   influencia   teniendo   en  consideración   las estructuras primarias de las sedimentitas que afloran y no siguen necesariamente el rumbo andino NO-SE. También se ha visualizado plegamientos y algunas fallas locales lo que indican implícitamente la influencia de la tectónica andina en dicho sector.

–        La Depresión del Pastaza conjuntamente con la Depresión de Ucamara los paisajes

de  humedales  más  dominantes  de  la  Penillanura  Amazónica.  El  río  Pastaza también ha sido influenciado por la reactivación de las fallas preexistentes en la cuenca del Pastaza-Marañón, cuyo curso principal tiende a direccionarse hacia la depresión  del  Pastaza  que,  en  la  actualidad,  ya  existe  evidencias  claras  de  la conexión directa del río Pastaza hacia la Laguna Rimachi.

Publicado por geologofredyguerra

Soy ingeniero geólogo de la Universidad Nacional de Ingeniería, radicó en la ciudad de Iquitos - Perú. Actualmente soy gerente general e ingeniero geólogo consultor de mi empresa Servicios Geo Aire Puro S.A.C. Durante 33 años he recorrido toda la selva peruana en especial la región Loreto, realizando zonificaciones ecológicas y geológicas, en proyectos de geotecnia, instrumentación geotécnica y geofísica, geomecánica aplicadas a construcción civil y en temas de geoquímica ambiental, identificación y caracterización de suelos, pasivos ambientales, gestión de calidad (ISO 9001- 14001).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: